18 de enero de 2014

Para algunos será un sábado de verano, un sábado de recambio, pero para mi familia y para mi en lo personal es un día muy importante. Es el día en que mi viejo, Amado Yunes, hubiera cumplido 59 pirulos, pero Papá se nos adelantó. Eso fue lo que dijo un pastor muy querido el 24 de noviembre de 2000, en la sala del velatorio. Hace unos días, compartiendo momentos de calidad con mis hermanos, se me ocurrió una idea. Recordar a nuestro viejo describiendo algunas cualidades que tenemos de papá.

Hace 18 días que arrancó éste año y desde que arrancó estoy en una búsqueda de una meta, un objetivo a cumplir que transcienda a mis habilidades. Para hacer eso debo conocerme mejor y para conocerme mejor, uno tiene que analizar sus raíces. Antes de seguir me gustaría escribir la frase que nació en lo profundo de mi corazón, como mi LEMA 2014:

Me gustaría hacer algo en el límite de mis fuerzas, donde corra riesgo mi “yo” y sea un objetivo peligroso para hacer con lo que se o lo que soy, porque sólo ahí, donde para mí se convierte en un imposible, es donde podré ver a Dios actuar con todo su poder, perfeccionando mi debilidad.

Siempre me gustaron los campamentos. Momentos únicos vienen a mi mente. Decisiones. Largas caminatas. Canciones. Mensajes. Sketch super divertidos. Los campamentos me fascinan porque no sólo te divertís, sino que casi por el mismo precio podes tomar decisiones que pueden sanar muchas heridas. De hecho, es tal mi pasión por los campamentos que uno de los primeros desafíos a penas nos casamos con mi esposa, fue organizar un campamento de jóvenes, en la iglesia que había fundado mi Papá. Armamos un precioso equipo y le pusimos como título “Tomando la tierra”.  Fueron unos días maravillosos donde Dios nos habló y pudimos juntos buscar, una mayor intimidad con Dios, aún siendo tan jóvenes. También recuerdo campamentos y retiros que fui de soltero, cómo éste campamento que hace un meses, encontré los VHS y los pude pasar a formato digital. Al final de éste post podrán ver algunas actuaciones célebres, como también algunas palabras de mi viejo. Ver video 1 y 2

Pero volviendo al desafío de conocer nuestras raíces y describirnos comprender mejor lo que heredamos de nuestros viejos, no tengo dudas que mi hermano Jonatan heredó muchas pasiones de Papá. Me doy licencia para ser totalmente subjetivo y aunque mamá podrá tener alguna otra, mis 3 características que hoy veo en mi hermano que también ví en mi papá son: la pasión, el coraje y la solidaridad. Papá hacía todo, absolutamente todo con pasión. Le encantaba transpirar la camiseta y siempre iba al frente con sueños que rozaban con lo imposible. Haya 10 personas o 1.000 personas, para nuestro viejo era lo mismo. Recuerdo una reunión de oración, de la cual hace poco pude recuperar su audio, que también digitalice en video.Ver video 3. Ese martes en la reunión de oración, no creo que haya habido mas de 20 o 30 personas, pero la pasión con que predicaba mi viejo, parece al escucharlo que hay un estadio lleno escuchando sus palabras. Cada persona que venía al estudio jurídico contable, (hoy YASS Consultores) no era un negocio para el, sino una oportunidad para ministrarla. Si bien de profesión fue Abogado, su pasión siempre fueron las personas, no las leyes. Al igual que Joni, su compasión por el otro supera todo tipo de leyes. Para Joni no hay horario, ni reglas a la hora de ayudar a alguien. El simplemente se deja llevar y pone todo lo que tiene para ayudar a quien lo necesita. Por otro lado Papá era un apasionado del fútbol. Cada domingo volvíamos volando de la iglesia, para ver Fútbol de Primera con Macaya y Araujo. Aunque creo que fuimos juntos a ver Huracan – River, yo no coseché tal pasión, como si lo tiene mi hermano menor. Su pasión por el fútbol es tal, que hace ya varios años que viene forjando una comunidad con los colores de su pasión azul grana y está muy cerca de ser DT.

Papá nos dejó muchas cosas lindas e invaluables, pero sin lugar a dudas, mi hermano Javier heredó el poder por la palabra y la pasión por compartirla. En el último tiempo de vida, con Papá visité muchas iglesias, donde el contaba su testimonio y testificando sus experiencias. La plataforma (o también llamado púlpito) era uno de sus lugares favoritos. No porque le guste los escenarios, sino porque era parte de su esencia. Le encantaba hablar. Uno de sus temas principales siempre fueron la familia, el matrimonio y el crecimiento espiritual. Algo de eso hay en el mensaje que subí a Youtube, del 12 de marzo de 1993 Ver video 4. Javi tiene mucho de esa faceta de papá. Su liderazgo y su pasión por capacitar a otros, ha hecho que Javi, aun siendo muy joven, sea parte de proyectos muy interesantes. Creo sin lugar a dudas, que si Papá hoy siguiera predicando, Javi sería manager en sus presentaciones, algo asi como su Strategic Keynote. Javier no sólo le ha tocado hablar frente a públicos muy calificados como lo hacía Papá, sino que tiene una pasión inigualable por mejorar sus exposiciones. Así como Papá dictaba cursos de Homilética y Hermenéutica, de la misma manera Javi es un genio en mejorar sus presentaciones, en investigar nuevos escenarios y plasmarlos de una manera muy creativa. Carismático y comprador como el viejo, con esos arranques que sólo Javi puede tener.

Mirar a mis hermanos es mirar a mi viejo. Ahora me tocaría describirme pero los que lean ésto, creo que me conocen y sólo me resta decirles que aprendí y aun hoy, sigo aprendiendo mucho para llegar a ser como mi viejo. Pero hoy, sábado 18 de enero y haciendo caso a lo que ayer me dijo Joni, tengo que recordarlo con alegría, como la expresión de mi viejo en la foto del comienzo.

Papá siempre metía un chiste, una mirada, una sonrisa, una frase. Mi predisposición siempre estuvo a recordar un papá con una mirada profunda y haciendo llamados desde la plataforma a que las personas sean mas permeables y puedan buscar a Dios de todo corazón. Siempre lo he recordado así, pero eso no quita, que como todo en la vida, haya tiempo para todo. Para un buen partido de futbol, para un skecth como el video 1, para una sesión de chistes. Mi viejo fue un tipo divertido y muy simpático. Aunque los bigotes y su mirada de turco, daban miedo en una primera impresión, si te ponía una sonrisa, te compraba.

Así que hoy vamos a recordar al Amadito, oriundo de Tres Isletas, una pequeña ciudad de la Provincia del Chaco. Tal cual como él se definió en otro de sus sermones que pude recuperar. Ver video 5. Hincha de Chaco Forever y un apasionado por las Melba. Alguien que fue campeón varias veces de bowling. Un gran número 5, un tipo que armaba jugadas y se molestaba mucho (se calentaba mal) con los que se la comían y hacían su jugada personal sin pasarla a sus compañeros.

Para terminar, y en cierta manera, honrar a mi viejo, quiero dar explicar la frase lema de mi año, en 3 partes muy importantes.

  • La primera parte explica eso que necesitamos todos los hombres. Necesitamos hacer cosas peligrosas, riesgosas y que jueguen con los límites de nuestras posibilidades. Está en nuestro ADN. No conozco a un hombre que no le guste acampar, pescar, escalar una montaña, andar a mas de 150 Km por hora, etc. Por esa misma razón, éste año quiero hacer algo peligroso. En otras palabras, quiero hacer algo que no dependa de mis habilidades, algo que para lograrlo, necesite el toque de la mano de Dios.
  • La segunda parte está muy relacionada con la primera, pero es mirar la frase desde otro ángulo. Éste año no quiero hacer foco en lo que siempre hice y logré. No quiero mirar mis habilidades, ni mis trofeos de la vida profesional o ministerial. Porque si logro las metas que me proponga hacer, con lo que yo sé hacer, entonces tendré el crédito o mérito de haberlo logrado. Y eso no me entusiasma ni un poco. Eso sería ver mas de mí en éste año y yo lo que realmente quiero es ver mas de Él.
  • La tercera y última parte, es que quiero experimentar a Dios en mis planes y para eso necesito pensar planes que no puedo lograr con mis ideas y pensamientos humanos. Me surge una pregunta ¿Por qué Dios vendría con su poder a ayudarme en un proyecto en el cual yo puedo hacerlo solito? La respuesta es clara y contundente. Si no hago lugar para que actúe su poder en mis planes, el no tiene espacio, por lo tanto no tiene porque ayudarme. La Biblia lo explica mucho mejor que yo, cuando Dios le dice a Pablo “Bastate en mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad” 2da Cor 12:9

Mi manera de honrar a mi viejo, es recordarlo, con éstos apuntes contando cosas cotidianas como su pasión por las Galletitas “Melba” pero también recordarlo de una manera profunda, escribiendo mi “Lema 2014” que será el fundamento para todas mis metas para éste 2014.

Y no me quiero despedir, sin dejarles uno de los sermones mas lindos que he podido recuperar de mi Papá, titulado: “Los discípulos de Emaús” https://soundcloud.com/jorgeyunes/amado-yunes

Video 1

Video 2

Video 3

Video 4

Video 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *