Cediendo… triunfarás

(( Estos apuntes fueron escritos en el año 1998 y los rescaté de un viejo backup )) 

Conozco a unos cuantos músicos atolondrados, que todo lo quieren hacer ya, que desean imponer sus ideas en sus respectivos grupos. Este tipo de personalidad, siempre toma la batuta, organiza todo sin democracia, caratulándose como el gran líder del grupo. Además, estas personas generalmente, por su dedicación, aportan mas ideas pero de forma impositiva. Con esta palabra no me refiero a los excesivos impuestos que debe afrontar la sociedad de hoy, sino a una persona que piensa y trabaja en sus ideas, para lograr realizarlas sin las objeciones de los demás integrantes de su grupo. Alguna de las frases más comunes de éstos músicos son:

  • Mañana tocamos, sin falta “La Solución”.
  • Luego de una semana de trabajar en el tema, ya sé cual va a ser la tapa del disco, la imprimimos en octubre.
  • El sábado, yo presento el grupo, y tal ves, hable algunas palabras, todavía no lo decidí.

Vuélvelas a leer y analízalas. Seguramente habrás notado algunas características evidentes de la personalidad de éste músico. Este músico autoritario cambia, o de última se disuelve el grupo o el grupo continúa una sóla dirección creativa (El músico predominante) y el resto que acompaña sin aportar mucho mas que su instrumento.

Yo fui el calco de esta descripción, no exagerada. Por la misericordia de Dios mi familia y mis amigos de fierro me hicieron ver que mis actitudes no eran las de un integrante de “Jubal” , sino que mis palabras y acciones reflejaban tal cual a un rey tiránico que quería tener súbditos musicales.

El Diablo había trabajado tan bien en mi vida, en este aspecto, que sin darme cuenta, casi pierdo la bendición de participar de un grupo de música y lo mas importante es que casi pierdo mis amigos. Luego de sucesivas charlas, todo desembocó en que la primer oportunidad que tenía Jubal, en 1997 (primer año), para tocar en un recital cristiano, fuera suspendido simplemente por mi culpa.

Esos días, conocí lo que es vivir en el sótano de mi vida. Cualquier decisión que tomaba, hasta la mas simple, la realizaba sin subir y ver la realidad que me rodeaba. Mi futuro oscurecido, mis proyectos hundidos, todo muro construido sobre ese escalón de mi vida, se derrumbó.
La tormenta terminó y la palabra mas relevante, en esos momentos de transformación en mi crecimiento espiritual, fue: PERDÓN !! Me ocuparía muchas mas líneas o tal vez páginas, de este pequeño libro para describir todos los detalles de como Dios me había, me sigue y me seguirá restaurando. Él me levantó de la caída, en sus brazos encuentro descanso y sus manos pelean mi batalla en esta, la historia de mi vida, diría R. González.

Si en algún momento de esta narración te sentís identificado, te animo a que primero arregles tus cuentas con Dios y luego con quienes se ven afectados por esos aspectos negativos de tu vida.

Para ser victoriosos en la vida de un equipo o grupo de personas, debemos aprender a ceder. Esto se da en todos los ordenes de la vida, no sólo en la música, sino también en un equipo laboral, un equipo de fútbol, una familia, etc.
¿Porqué ceder? Humildemente debemos colocar en la mesa de negociación de nuestro grupo de música, nuestras ideas (letras, melodías, nombre del grupo, etc.) y en el caso de sentir o distinguir por medio de la comunicación, una negación abierta a la propuesta, debemos ceder. Ceder con el objetivo de que en un lapso de tiempo no tan lejano, presentar la idea nuevamente, pero ahora se verá distinta, ya que con inteligencia y sabiduría la habremos mejorado para presentarla al grupo. Lo interesante aquí es no atonlondrarse, sino con destreza preparar el camino para proponer nuestras ideas.

Consejo: Calla, espera, no te apures a dar tu opinión, a su tiempo será lindo escucharte, coloca buena onda, haz todo más divertido. Negocia, intercambia o de forma sencilla escucha… ya van a pedirte tu opinión. RECUERDA que Dios nos ha dotado de 2 hermosos oídos y 1 boca. Escucha más de lo que hables, allí está la sabiduría. Escucha, escucha, … y serás escuchado.

¿Cómo estamos proponiendo nuestros trabajos/ideas al grupo de música?

libro____________

Lo estaba apunto de editar pero preferí que quede tal cual como lo escribí cuando tenía a penas 19 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *